Latina Health Project

About Osteoporosis

Estrategias en el tratamiento de la osteoporosis

La osteoporosis no tiene cura, pero puede ser tratada. Con la intervención médica se puede frenar el avance de la enfermedad. ¿Durante cuánto tiempo? Parece que indefinidamente. Los fármacos modernos aún no dan datos a largo plazo sobre una población suficientemente grande.
¿Cómo se formula una estrategia de tratamiento? El médico toma en consideración las maneras y los medios para enfrentarse a la osteoporosis según las particularidades de cada paciente, los tipos de tratamiento disponibles y según el entorno. Entre los factores a considerar se incluyen:

Financieros

  • Disponibilidad de los medicamentos
  • Coste de los medicamentos
  • Situación de las patentes de los medicamentos
  • Seguro médico del paciente

Historia del tratamiento

  • Efectos secundarios en tratamientos previos
  • Eficacia de tratamientos previos
  • Tipo y duración de tratamientos previos

Salud ósea

  • Z-score resultante de la densitometría
  • Otros resultados diagnósticos si los hubiera
  • Historial de fracturas óseas
  • Nivel de calcio en la sangre
  • Otras enfermedades óseas

Estado de salud general y estilo de vida

  • Función renal
  • Peso, obesidad
  • Estilo de vida activo o sedentario
  • Otras dolencias o enfermedades

Actitud del paciente

  • Disposición del paciente para seguir un tratamiento
  • Acceso a refrigerador y disposición para inyectarse uno mismo el medicamento (si va a usarse teriparatide)
  • Otros medicamentos que esté tomando el paciente
  • Disposición y tendencia del paciente a acudir a la consulta para el seguimiento y la evaluación del tratamiento

Los médicos que formulan estrategias para determinados pacientes por lo general se guían por la opinión de la profesión en su conjunto, incluyendo informes de otros médicos y de las instituciones gubernamentales. La mejor estrategia es una estrategia proactiva. Debe basarse en las mejores evidencias disponibles y tomar en cuenta posibilidades y probabilidades. Centrarse en los recursos y los medios.

Idealmente el paciente acudirá regularmente a la consulta para revisiones y realizarse densitometrías, así el médico puede ajustar el tratamiento si fuera necesario. Una buena estrategia es flexible y adaptable y toma en cuenta cambios en diversos factores, así como la propia eficacia del tratamiento.