Sobre la osteoporosis

Esta enfermedad del esqueleto humano, la osteoporosis – también conocida como huesos porosos – afecta a mujeres y a hombres y a todos los grupos demográficos. Cuando los huesos pierden densidad y masa mineral se vuelven más susceptibles a roturas y fracturas. A esta enfermedad se le considera una enfermedad 'silenciosa', a menudo no se detecta hasta que hay algún tipo de fractura vertebral o de una articulación.

La osteoporosis es un estado de densidad ósea muy baja. Se puede pensar en unos "huesos delgados". La osteoporosis afecta a 10 millones de personas en los Estados Unidos, sobre todo a mujeres. Hay otros 34 millones de estadounidenses que tienen una densidad ósea más baja de lo normal. Cada año la osteoporosis está relacionada con 2 millones de fracturas óseas en los EE.UU. Se estima que una de cada tres mujeres por encima de los 50 años sufrirá una fractura debido a baja densidad ósea.

La osteoporosis es el trastorno metabólico más frecuente de los huesos. La Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-10) designa a la osteoporosis con fractura patológica como M80 y sin fractura como M81.

Se puede pensar en los huesos como recipientes de tejido en crecimiento que tienen una capa exterior de hueso denso o cortical, que se envuelve alrededor del hueso esponjoso o trabecular. El aspecto de la parte esponjosa de un hueso sano se parece a la imagen de una esponja porosa, y con la osteoporosis los agujeros de la esponja se incrementan en número y en tamaño y así contribuyen al debilitamiento general de la estructura interna que no puede proporcionar a la capa exterior el soporte necesario.

¿Cuán mala es una fractura por osteoporosis? Estas fracturas pueden ser muy dolorosas no como los tipos de roturas que se suelen darse en personas jóvenes. No son fracturas limpias, sino más bien fragmentaciones. A menudo afectan a la columna vertebral o al área de la cadera y puede debilitar y llevar al paciente a necesitar asistencia en casa. De hecho, estudios en mujeres de más de 75 años muestran que la mayoría prefiere morir a una mala fractura de cadera.

La patogénesis de la osteoporosis se puede atribuir a tres orígenes:

  1. Un problema de desarrollo – cuando el sistema óseo es incapaz de desarrollar una buena densidad y densidad mineral.
  2. Exceso de destrucción catabólica del hueso. Como tejido vivo, el hueso está continuamente siendo creado y destruido incluso en adultos. Si la homeostasis entre creación y destrucción  se desequilibra y los minerales del hueso son extraídos más rápido de lo que son depositados.
  3. Un depósito insuficiente de nuevo material óseo para mantener el equilibrio homeostático cuando la tasa de destrucción es normal.

La visión popular de los huesos del cuerpo como un simple andamiaje estructural interno sin más funciones está equivocada. El hueso es un tejido vivo, en remodelación constante.

La genética determina la densidad ósea máxima a la que puede llegar una persona. La máxima densidad ósea efectiva que se alcanza (generalmente en la edad adulta temprana) depende tanto de la herencia como del ambiente y de factores del estilo de vida como el ejercicio físico y la nutrición.

Casos avanzados de osteoporosis pueden inhabilitar a una persona y limitar su movilidad gravemente. Una de las causas principales de necesidad de cuidados en casa es la imposibilidad de caminar por uno mismo después de una fractura.

Causas

Los osteoclastos son células óseas que eliminan tejido óseo (las partes mineralizadas del hueso). Su actividad se centra sobre todo en la superficie del hueso trabecular (el tejido esponjoso) y del hueso cortical. Los osteoblastos son las células que producen el tejido óseo (depositan los minerales). El proceso de reabsorción y eliminación es más rápido que el proceso de reposición de nuevo hueso por los osteoblastos, por tanto, en adultos, un incremento en la formación y remodelación de hueso en su conjunto resulta en una pérdida de masa ósea. El uso de fármacos glucocorticoides y otras afecciones como trastornos de inflamación crónica o problemas con las hormonas tiroideas pueden contribuir a aumentar el riesgo de fractura ósea.

En el pasado se creía que un escaso nivel de estrógeno causaba osteoporosis. El origen de esta idea fue la observación de que la mayoría de los pacientes de osteoporosis son mujeres tras la menopausia y que el estrógeno de hecho influye en la producción de hueso de los osteoblastos. Sin embargo, la investigación ha demostrado que la reducción del nivel de estrógeno no es una causa determinante en la osteoporosis. El estrógeno actúa a través de dos receptores llamados ERa y ERb. Los osteoblastos expresan el ERb, pero no está claro que los agonistas del ERb beneficien la densidad ósea.

Hace un par de décadas se suministraba suplementos de estrógeno a mujeres postmenopaúsicas para, entre otros motivos, reducir el riesgo de osteoporosis. Ahora esta práctica se ha reducido mucho porque los beneficios del estrógeno parecen no compensar sus riesgos.

Otra teoría antigua es que la falta de calcio causa osteoporosis. Los ancianos consumen menos calcio y vitamina D que los jóvenes, y su sistema digestivo envejecido no es capaz de absorber igual estos nutrientes. Este efecto acumulativo de falta de calcio y vitamina D a lo largo de los años, lleva a la osteoporosis.

El cuerpo produce la hormona paratiroidea (PTH) que regula los niveles de calcio y fosfato en el suero sanguíneo. El hiperparatiroidismo lo sufren muchas personas mayores y estudios epidemiológicos establecen la correlación de esta dolencia con la incidencia de la osteoporosis.

Los ensayos de administración de suplementos de calcio y vitamina D dan como resultado un incremento de los correspondientes niveles en suero sanguíneo, e incluso un incremento en la masa ósea, pero no está claro si estos suplementos consiguen reducir la tasa de fracturas óseas. Como un tratamiento para la osteoporosis se usa la hormona sintética paratiroidea.

Cuando los científicos descubrieron (hacia 1970) que la calcitonina inhibe la acción de los osteoclastos, se pensó que la deficiencia natural en el cuerpo de la calcitonina podría ser causa de osteoporosis y que los suplementos de calcitonina podrían curar la osteoporosis. Una investigación más profunda descubrió que los pacientes de osteoporosis no presentan deficiencias de calcitonina, y que aunque los suplementos tuvieron cierto uso terapéutico, nunca fueron eficaces a gran escala como los bifosfonatos.

En el pasado, antes de las densitometrías óseas, los médicos sólo diagnosticaban la osteoporosis por las fracturas óseas (a veces a través de pequeñas fracturas observadas sólo con rayos-x). Aunque se sospechara seriamente la enfermedad en mujeres que menguaban en su estatura, sólo las fracturas llevaban a un diagnóstico definitivo. La densitometría ósea permite a los médicos encontrar y tratar la osteoporosis y la osteopenia antes de que se produzcan fracturas. De hecho la definición médica de la osteoporosis ahora se define por la densidad ósea y no por las fracturas (aunque aún se discute si esto debe ser así).

Factores de riesgo de la osteoporosis

Los principales factores de riesgo son la edad (por encima de los 50) y ser mujer. Las personas de complexión pequeña tienden a ser más propensas a la osteoporosis. La atrofia, como cuando se sufre parálisis por daño en la médula espinal o por un accidente cerebrovascular, se asocia con la osteoporosis. Ciertas medicaciones, incluyendo la quimioterapia para tratar el cáncer, incrementan el riesgo de osteoporosis y han habido casos de osteoporosis ligados a la enfermedad celíaca, cuando el paciente no absorbe suficientes nutrientes.

Las fracturas óseas son más comunes en diabéticos que en los no diabéticos, pero parece ser que esto se debe a que osteoporosis y diabetes son comórbidas, más que porque una sea la causante de la otra, al menos para pacientes con la diabetes tipo II. La diabetes tipo I posiblemente contribuya a la aparición de la osteoporosis, pero no hay pruebas firmes.

El estilo de vida, como fumar, beber alcohol y la falta de ejercicio físico puede aumentar el riesgo de osteoporosis. Anomalías hormonales (como hipertiroidismo o bajo nivel de hormonas sexuales) pueden aumentar el riesgo. El hiperparatiroidismo es un problema hormonal muy raro en el que la glándula parótida en el cerebro produce demasiada hormona.

Más síntomas de la osteoporosis
Tratamiento

Fuentes para el material de esta página: National Institutes of Health, University of Maryland, Agency for Healthcare Research and Quality, UCSF Medical Center, World Health Organization

 

boneporosis logo

Realidades de la osteoporosis

1) Los huesos débiles y los huesos delgados tienen más facilidad para fracturarse.

2) Los huesos se debilitan con la edad. Esto se puede combatir con ejercicio físico.

3) Las pruebas de densidad ósea son rápidas e indoloras. Siga las recomendaciones de su médico.

4) Tanto hombres como mujeres pueden sufrir osteoporosis

5) Es una enfermedad silenciosa y no se percibe hasta que se hace una prueba o hay una fractura

Get in Touch

  • Phone:
    (512) 394 4590
  • Email:
    info - at - statinanswers.com
  • Address:
    Latina Health Project< br /> 2400 Cedar Bend Dr, Suite 400
    Austin, TX 78758